Casos de Doping

Argentina se encuentra entre los países del mundo que más casos se detectan. Creo que las autoridades deberían ser más estrictas con las sanciones para acabar con este flagelo del turf.

Todos los dopings y tratamientos no autorizados tienen como único objetivo adulterar la competición y su resultado, y obtener un beneficio económico con ello.

No olvidemos que quien mantiene la actividad hípica es el público apostador, el cual es burlado vilmente varias veces al mes por estas prácticas desleales. Se descubren más de 150 casos por año o sea que el público es defraudado más de 150 veces en el año. ¿no les parece que es demasiado abuso?

Entonces, deben las autoridades preservar, a quien de su peculio personal es defraudado constantemente por este proceder. Cuando se produce un distanciamiento por estos motivos mucha gente pierde su dinero de manera injusta e ilegal. Pero sucede todo lo contrario, ya que quienes tienen que impartir la verdadera justicia no lo hacen, ya que las sanciones que se aplican no tiene un castigo real.

El turf en Argentina cada día atrae menos espectadores, solo va quedando la gente mayor de 40 años, hay muy poca renovación de público joven, lo contrario de lo que ocurre en otras actividades.

Ya es lamentable, no solo la gran cantidad detectada, hasta 5 casos en una misma reunión, sino los dobles casos en una misma carrera y vaya uno a saber cuantos hay en cada prueba, ya que solo se analizan los dos primeros del marcador. No sería hora de  analizar  también a los demás y aplicar sanciones ejemplificadoras, porque como están las cosas actualmente parece una broma de mal gusto, pero es la realidad concreta a la vista de todo el mundo, ya que los mismos entrenadores suspendidos siguen cuidando con testaferros en los mismos boxes y si el testaferro es también suspendido aparece un tercero. Así no hay castigo, ya que los cuidadores sancionados no tienen ningún perjuicio, al contrario siguen cuidando sin riesgo a ser sancionados si los vuelven a descubrir. Que país generoso es Argentina.

En la actualidad se descubren aproximadamente unos 150 casos por año de dopings y tratamientos no permitidos y siguen aumentando año tras año, si no es record mundial debe andar muy cerca, a la vez de perjudicar la imagen del turf argentino ante el mundo. En los países serios no ocurre esto, no sería hora de ver como hacen ellos y actualizar el reglamento. 

Hace unos años atrás había menos casos de dopings porque los entrenadores eran procesados penalmente por defraudación, actualmente no.

Quizás la solución la tengan los apostadores, que no deben tirar nunca los boletos perdedores durante 2 meses después de la carrera, ya que en caso de doping o tratamiento, el stud, el dueño y el cuidador son los responsables de resarcir económicamente al apostador perjudicado. Quien escribe ésta nota guardó siempre los boletos perdedores, que hubiesen sido ganadores de una cifra importante en caso de distanciamiento.

En una oportunidad, en un Pick 4 donde el pozo quedó vacante, en el último pase tenía 3 caballos que entraron segundo, tercero y cuarto. No podía creer que hubiese perdido ya que tenía puestos los únicos 3 caballos que podían ganar. Al mes se confirmó el distanciamiento del ganador, y como había guardado el boleto inicié acciones legales contra el stud, el dueño y cuidador, que en mi caso, llegaron al acuerdo de pagarme los u$s. 14.000 que hubiese ganado en cinco cuotas mensuales, más los honorarios de mi abogado. Por eso jamás tiren los boletos perdedores, ya que es la única manera de obtener justicia.

Ante cualquier duda que tengan al respecto no duden en consultarme por e-mail a: paginadeturf@hotmail.com 

Lic. Carlos Taboas Boente

 

Los comentarios están cerrados.